RSS

Archivo de la etiqueta: romanticismo

Sobre Werther y los nuevos tiempos

“No hay más que una manera de salvar al clásico, usando de él para nuestra propia salvación, trayéndolo hasta nosotros, contemporaneizándolo… Intentar su resurrección, re-sumergiéndolo en la existencia”. José Ortega y Gasset, “Goethe desde dentro”, Madrid, Revista de Occidente, 1933, p. 54.

Lo que aquí incluímos no son grandes aportaciones a la historia del arte, pero sí contribuyen, como decía Ortega, a salvar, a resucitar a un clásico como es Werther. Y vosotros también lo hacéis, con vuestra lectura.

Versión paródica de Werther protagonizada por Action Man y Barbie:

 

Como ya se ha comentado en clase hasta la saciedad, la forma epistolar de Werther es un aritificio narrativo que permite que el protagonista pueda expresar su subjetividad y el fluir de su conciencia estableciendo un diálogo fingido, a modo de confesión, que bien pudiera considerarse más bien un monólogo. Porque aunque existe un Guillermo al que dirigir sus cartas y a veces se entrevé cuáles eran las respuestas del fiel amigo, nunca pudimos leer ninguna de sus cartas…

…a no ser… ¡que nos convirtamos ahora mismo en Wilhelm! En esta página podéis hacerlo, y así contestarle a vuestro pobre amigo. Prometen una respuesta del mismísimo Werther.

                       Así pues, ¡re-sumerjamos a Werther en la existencia!

Anuncios
 
2 comentarios

Publicado por en 30 de enero de 2012 en Contenidos, Unidad 4: El siglo XVIII

 

Etiquetas: , , , ,

Textos para comentar este fin de semana

Como hemos convenido, el lunes debéis entregar un comentario de texto que integre los siguientes apartados:
a) Comente el tema del texto relacionándolo con el contenido de Los sufrimientos del joven Werther.
b) Analice los aspectos formales del texto.
c) Escriba una valoración personal del texto, relacionándolo con la actualidad o con otras manifestaciones artísticas.
 
Podéis elegir entre uno de estos fragmentos:
 
TEXTO 1:
Todo el poder de estas palabras cayó sobre el infortunado. En plena desesperación se arrojó a los pies de Lotte, tomó su mano, la estrechó contra sus ojos, contra su frente y a ella le pareció pasarle por su alma el presentimiento de su horrible propósito. Sus sentidos se turbaron, estrechó las manos de Werther, las oprimió contra su pecho, se inclinó hacia él en un arranque de nostalgia y sus ardientes mejillas se rozaron.
El mundo desapareció para ellos. Werther la estrechó entre sus brazos, la apretó contra su pecho y cubrió sus temblorosos y balbucientes labios con ardientes besos.  <<¡Werther” – exclamó ella con voz ahogada y apartándose de él-. ¡Werther!- y con mano débil intentaba separar su pecho del suyo- ¡Werther! – gritó con el tono decidido del más noble sentimiento. – Él no puso resistencia, la dejó desasirse de sus brazos.
Ella se apartó de él y en angustiosa confusión, vacilando entre el amor y la cólera, dijo: – << Esta es la última vez, Werther! ¡ No volveréis a verme más!>> Y dirigiendo la mirada más embriagada de amor al desdichado, corrió a la habitación de al lado y cerró tras sí con llave.
Werther comenzó a pasear por la habitación y, al verse nuevamente solo, se acercó a la puerta de la habitación contigua y en voz baja clamó: -<< ¡Lotte! ¡Lotte! ¡Solamente una palabra! ¡ Un adiós!>>. Ella no respondió. Él insistió, suplicó y volvió a insistir, entonces se alejó exclamando: – <<¡Adiós, Lotte! ¡Adiós para siempre!>>

TEXTO 2:

Ordenó que le llevaran pan y vino, y después de decir a su criado que fuera a comer, se puso a escribir:

“Han pasado por tus manos; tú misma las has desempolvado; tú las has tocado… y yo las beso ahora una y mil veces. ¡Ángel del cielo, tú apoyas mi decisión! Tú, Carlota, eres quien me entregas esta arma destructora; así recibiré la muerte de quien quería recibirla yo. Me he enterado por el criado de los pormenores! Temblabas al darle estas pistolas…, pero ni un ‘adiós’ me haces llegar. ¡Ay de mí!, ni un ‘adiós’. ¿Quizá el odio me ha cerrado tu corazón por aquel instante de embriaguez que me unió a ti para siempre? ¡Ah, Carlota!, el transcurso de los siglos no borrará aquella impresión; y tú, estoy seguro, no podrás aborrecer nunca a quien tanto te ha idolatrado”.

Después de comer envió al criado que acabara de empacar todo. Rompió muchos papeles. Salió a pagar algunas cuentas pendientes y regresó a casa. Más tarde, a pesar de la lluvia, salió de nuevo y fue al jardín del difunto conde de M., fuera del pueblo. Paseó mucho tiempo por los alrededores y regresó a su casa al anochecer. Entonces escribió:

“Guillermo: por última vez he visto los campos, el cielo y los bosques. También a ti doy el último adiós. Tú, madre, perdóname. Consuélala, Guillermo. Que Dios los llene de bendiciones. Todos mis asuntos quedan saldados. Adiós; nos volveremos a ver y entonces seremos más felices.

Carátula del disco que recoge la grabación de la ópera basada en Werther.

 
Deja un comentario

Publicado por en 27 de enero de 2012 en Uncategorized, Unidad 4: El siglo XVIII

 

Etiquetas: , , ,

Algunas notas acerca de la lectura de Werther

Aprovecharemos esta entrada para introducir algunas referencias acerca de determinados aspectos que hay que explicar o ampliar, así como asuntos que nos han quedado pendientes en clase.

  • En la carta del 12 de mayo se hace referencia a la historia de Melusina, muy en boga en la época. Puedes leerla aquí
  • Seguramente, los lectores atentos habrán notado que en la obra se hacen continuas referencias a los tilos .(Véanse las cartas del 30 de mayo) Este tipo de árbol tiene en Alemania una gran presencia, así como una simbología muy especial en la cultura germánica. Leedlo aquí.
  • 16 de junio: “Nos acercamos a la ventana. Tronaba en la lejanía y una lluvia deliciosa susurraba en el campo, y llegaba hasta nosotros un aroma refrescante que embriagaba el cálido ambiente. Ella apoyó los codos sobre la ventana y con su mirada observaba la campiña; y ora la dirigía al cielo, ora hacia mí; sus ojos bañados en lágrimas, puso su mano sobre la mía y dijo: Klopstoc.  Si quieres leer el poema de Klopstock, pincha.

    Retrato de Klopstock

  • En la novela se hace referencia a Ossian en varias ocasiones, la primera el 10 de julio. Ossian es, junto con Homero, el poeta favorito de Werther. Se trata de un poeta apócrifo francés, conocido y traducido por Goethe, siguiendo los consejos de Herder. Al final de la novela, Lotte y Werther leerán juntos algunos cantos de Ossian.
  • El 15 de agosto, Werther le cuenta a Lotte y a sus hermanitos el cuento de la princesa que era servida por unas manos encantadas, que no es otro que este.

Notas extraídas del blog “Las mil y pico letras”, que recomiendo encarecidamente.

 
Deja un comentario

Publicado por en 27 de enero de 2012 en Uncategorized, Unidad 4: El siglo XVIII

 

Etiquetas: , , ,