RSS

Charles Baudelaire. Las flores del mal.

“No es sólo un gran poeta, sino un gran poeta que es además el primer poeta moderno, el primer poeta que tuvo la vida moderna; y todos cuantos después de él hemos tratado de escribir versos, seamos del país que seamos, si tenemos conciencia de nuestra tarea, reconoceremos para con él una deuda considerable”.

                                                Luis Cernuda

Como primera aproximación al poeta y a su vida (que no dejará de sorprenderos; estoy segura) os propongo este vídeo.

Como sabéis, la obra cumbre de Baudelaire, Las flores del mal, es lectura obligatoria de esta materia. Sin embargo, en las directrices marcadas por las Universidades Andaluzas para Selectividad, se nos dice que se pondrá “especial atención en el apartado IV, titulado “Flores del Mal” dentro de este libro”.

El libro se compone, pues, de las siguientes secciones:

Ejemplar de la primera edición de 1857, con anotaciones del propio Baudelaire.

1. Spleen e ideal

2. Cuadros parisinos

3. El vino

4. Flores del mal

5. Rebelión

6. La muerte

Nosotros leeremos y comentaremos cada uno de los poemas pertenecientes a “Flores del mal” y algunos otros, también significativos en la producción de Baudelaire, que nos servirán en todo caso para aproximarnos mejor al particular universo poético de este autor.

Aquí, nuestra selección de poemas:TEXTOS LAS FLORES DEL MAL

Aquí, la obra completa: http://es.wikisource.org/wiki/Las_flores_del_mal

 

 

Etiquetas: ,

El dinero, protagonista de El jugador

Reproducimos ahora (parcialmente) un artículo publicado en la revista literaria Proscritos.

El dinero es el auténtico protagonista de El Jugador. Por esa razón Alexei Ivánovich no se toma la molestia de presentarse a sí mismo ni a los demás al comienzo de la novela:

Finalmente, volvía después de una ausencia de dos semanas. Los nuestros llevaban ya tres días en Ruletenburg. Yo pensaba que sólo ellos y Dios sabía con qué ansia me estaban esperando. Pero me equivocaba. El General se mostró muy displicente conmigo, habló conmigo con altanería y me remitió a mi hermana. Estaba claro que habían conseguido dinero.


DINERO Y RELACIONES… ECONÓMICAS

Alexei, el General, Paulina, Mademoiselle Blanche, De Grillet… el dinero es el motor de las relaciones entre ellos:

  • Alexei está al servicio del General y enamorado de Paulina, sobrina del General .
  • Éste está enamorado de Mademoiselle Blanche, que no le dará el sí hasta que herede de la abuela.
  • De Grillet, cómplice de Mademoiselle Blanche, espera que el general herede para cobrar las deudas.
  • Paulina necesita dinero desesperadamente y acude a Alexei sin revelarle las razones por las que le pide que juegue por ella. Será el principio de una vida dedicada al juego.
  • Parece que sólo Míster Astley se mantiene al margen de la avaricia que provoca el dinero fácil. Pero no hay que olvidar que se nos dice varias veces que Míster Astley es inmensamente rico.
  • Incluso la abuela, que se personará en Ruletenburg para desmentir los rumores sobre su muerte, cae en las redes del casino.

DINERO Y AMOR

El dinero aparece en El Jugador como elemento determinante de los personajes: el General y Alexei sufren por mujeres imposibles sin dinero, Paulina necesita el dinero para librarse de su amante, y a la abuela todos la respetan por su dinero. El dinero se convierte en algo necesario para amar y ser amado (si se puede llamar amor a comprar los favores de las mujeres).

DINERO Y RANGO SOCIAL
En los balnearios- y parece ser que en toda Europa- los directores de los hoteles y los Oberkellner, al destinar las habitaciones a sus clientes, se guían no tanto por las exigencias y deseos de éstos como por su criterio personal; y hay que advertir que raras veces se equivocan. Pero a la abuela, sin que sepamos la causa, le asignaron un departamento tan lujoso que hasta pecaron por exceso: cuatro habitaciones espléndidamente amuebladas, con baño, piezas para la servidumbre, cuarto particular para la doncella, etc.

DINERO, JUEGO… Y PERDICIÓN
Ningún lugar como un casino ni un hábito como el juego para analizar la cruda naturaleza de la relación de los hombres con el dinero: todos necesitan dinero, unos para seguir siendo y otros para llegar a ser. Alexei se inicia en el juego por orden de Paulina y encuentra en el casino una improbable vía de enriquecimiento rápido. Pero cuando consiga ganar una buena cantidad, ya será demasiado tarde.

DOSTOIEVSKI Y EL DINERO (ALEXÉI Y EL DINERO)

 Se sabe que Dostoievski escribió rápidamente porque estaba acuciado por las deudas y los compromisos editoriales, y tal vez a esa urgencia se deban dos de los saltos temporales más significativos que se producen en la narración. Cuando la abuela regresa a Moscú, Alexei está un mes sin escribir:

Hace ya casi un mes que no he puesto mano en estos apuntes…

Hasta entonces no habíamos tenido noticia de que Alexei escribiera, bastante tenía con consumirse en su pasión por Paulina y su pasión por el juego.

Pensemos de nuevo en el autobiografismo de la obra. Pensemos en Dostoievski. Recordemos cómo se gestó El Jugador… Quizá pudo ser que el autor se viera abrumado por las fechas, le diera un empujón a su novela y dejara para el último momento el capítulo final, que empieza así: “Hace ya un año y ocho meses…”
¿Habría esos saltos temporales si Dostoievski hubiera tenido suficiente tiempo? ¿Y para qué escribiría el autor ruso precisamente esa novela, con esa temática?

Quizá la necesidad de Dostoievski era, en el fondo, la misma que la de su protagonista, ese narrador en primera persona que escribía las memorias de un jugador…

 

Etiquetas: , , , ,

El ludópata Alexéi

El blog “Las mil y pico letras” nos ofrece una recreación de la historia de Alexéi, incluyendo también algunas citas textuales (adviértase la presencia las imprescindibles comillas)
¿Asistimos aquí al proceso de gestación de un ludópata?

HOLA, ME LLAMO ALEXÉI Y SOY UN LUDÓPATA

Empecé a jugar en Rouletenbourg por encargo de Polina, yo tenía pensado jugar pero por mi cuenta. Yo ya había jugado antes en otros lugares, por eso el general me previno de que cuidara mi conducta en el casino, pues no quería verse salpicado si comportamiento era escandaloso o invonveniente, pues al fin y al cabo, yo pertenecía a su casa.

Cap.2
El lugar era menos elegante y menos tentador de lo que yo esperaba, pero aún así consiguió alterarme: “Confieso que me latía fuertemente el corazón y que no las tenía todas conmigo; muy probablemente sabía, y había dedidido tiempo atrás, que de Roulettenboug no saldría como había llegado; que algo radical y definitivo iba a ocurrir en mi vida. Así tenía que ser y así sería”

“Por ridícula que parezca mi gran confianza en los beneficios de la ruleta, más ridícula aún es la opinión de que es absurdo y estúpido esperar nada del juego. ¿Y por qué el juego habrá de ser peor que cualquier otro modo de procurarse dinero, por ejemplo, el comercio? Una cosa es cierta: que de cada ciento gana uno. Pero eso ¿A mí que me importa?

“En primer lugar todo me parecía muy sucio, algo así como moralmente sucio e indecente. No me refiero, ni mucho menos, a esas caras ávidas e intranquilas que a decenas, hasta a centenares se agolpan alrededor de las mesas de juego”

“Puesto que yo mismo sentía agudamente el afán de lucro, toda esa codicia y toda esa porquería codiciosa me resultaban cuano entré en la sala, convenientes y por así decirlo, familiares. Nada más agradable que cuando puede uno dejarse de cumplidos en su trato con otro y cada cual se comporta abiertamente, a la pata la llana.

Del dinero de Polina Aleksandrovna decidí arriesgar esa noche cien gulden. La idea de entrar a jugar y no por propia incumbencia me tenía un poco fuera de quicio. […] Se me antojaba que empezando con Polina daba al traste con mi buena suerte. ¿No es verdad que es imposible acercarse a una mesa de juego sin sentirse en seguida contagiado por la superstición?

Aunque ella misma confiaba su destino a la ruleta, Polina se burlaba de mi absoluto convencimiento de que llegaría a ganar, yo le contestaba que sí, completamente en serio. Puede que sea absurdo, pero que me dejen en paz.

Cap.3:
Como tuve que seguir jugando por Polina, aproveché para estudiar el juego a fondo: ” Mientras tanto observaba y tomaba nota mental de lo que veía; me pareció que la combinación no significa gran cosa y no tiene, ni con mucho, la importancia que le dan algunos jugadores. Se sientan con papeles llenos de grabatos, apuntan los aciertos, hacen cuentas, deducen probabilidades, calculan, por fin realizan sus apuestas y… pierden igual que nosotros”

Cap.10
Por increíble que parezca, tras jugar por Polina, tuve que acompañar a la abuela a la mesa de juegoc acabó aficionándose. Yo diría, que los síntomas de la ludopatía, son más claros en ella que en mí. Quizá porque yo estoy demasiado preocupado por el amor de Polina.

Cap11:
“La abuela estaba de humor impaciente e irritable; era evidente que la ruleta le había causado honda impresión. Estaba inatenta para todo lo demás, y en general, muy distraída”
Después podemos verla: “dándome codazos de impaciencia”, “rechinando los dientes de ansiedad”
Cuando perdía, confiaba en ganar en la próxima apuesta, recuperar sus pérdidas y abandonar el juego, pero no era así: “Apuesta de nuevo al zèro; apostaremos diez veces más al él y entonces lo dejamos”

Aunque hacía apuestas descabelladas, se sentía segura de su suerte: “La abuela, tranquila y orgullosa, se enderezó en su silla sin dudar de que ganaría irremisiblemente”
“Ya veo que los hemos perdido-dijo ella con tono de furia tranquila, si así cabe decirlo-; lo veo, amigo, lo veo -murmuró mirando ante sí, inmóvil y como cavilando algo- ¡Ay, que me muero si no…! ¡Pon otros cuatro mil gulden!

Pero volvió a perder y decidió ir a una agencia de cambio, quería conseguir más dinero para poder seguir jugando hasta ganar:”¡Tontería! Voy a ganar todo lo perdido. Llévame. ¡Llama a esos gandules!”

CAP14: cuando lo gané todo

“Sí, a veces la idea más delirante, la que parece más imposible, se le clava a uno en la cabeza con tal fuerza que acaba por juzgarla irrealizable…”
“Estaba como febril”[…] Y solo una vez en toda la velada me sentí poseído de terror, helado de frío, sacudido por un temblor de brazos y piernas. Presentí con espanto y comprendí al momento lo que para mí significaría perder ahora.”

 

La Asociación Americana de Psiquiatría indicó en 1995 que hay juego patológico cuando se dan al menos cinco de estas circunstancias

 ¿Crees que Alexéi las tiene?

• Preocupación por el juego (por ejemplo, idear formas de conseguir dinero para jugar)
• Necesidad de jugar con cantidades crecientes de dinero para conseguir el grado de excitación deseado.
• Fracaso repetido de los esfuerzos para controlar, interrumpir o detener el juego.
• Inquietud o irritabilidad cuando se intenta interrumpir o detener el juego.
• El juego se utiliza como estrategia para escapar de los problemas.
• Después de perder dinero en el juego, se vuelve a jugar para intentar recuperarlo.
• Se engaña a los miembros de la familia, terapeutas u otras personas para ocultar el grado de implicación en el juego.
• Se cometen actos ilegales como falsificaciones, fraude, robo o abusos de confianza para financiar el juego.
• Se han puesto en riesgo o perdido relaciones interpersonales significativas, trabajo u oportunidades profesionales por causa del juego.
• Se confía en que los demás proporcionen dinero que alivie la situación financiera causada por el juego.

 
Deja un comentario

Publicado por en 5 de marzo de 2012 en Uncategorized

 

Más materiales para El jugador

Los codiciados esquemas sobre Dostoievski, su obra y El jugador.

Dostoievskihttp://www.scribd.com/embeds/59449844/content?start_page=1&view_mode=list

 
Deja un comentario

Publicado por en 20 de febrero de 2012 en Unidad 5: El siglo XIX. Realismo

 

Etiquetas: , ,

El jugador y Dostoievski, llevados al cine.

Hay una película, llamada The Gambler, que mezcla la historia de El jugador con la vida del propio Dostoievski y el proceso de creación de la novela. Os dejo el trailer aquí, que no he encontrado en castellano, ni subtitulado siquiera.


¿Qué rasgos de la vida y de la personalidad de Dostoievski se advierten ya en el tráiler? ¿Puedes distinguir al autor del personaje?

Fijaos en el ambiente de un casino de la época. Para conocer las reglas del juego de la ruleta, os remito aquí.

 
1 comentario

Publicado por en 7 de febrero de 2012 en Contenidos, Unidad 5: El siglo XIX. Realismo

 

Etiquetas: , , ,

Vida de Fiódor Dostoievski

Una novela tiene vida propia (y si no, que se lo pregunten a los personajes de Niebla), pero en el caso de las obras de Dostoievski, y más en la novela El jugador, vida y obra siguen caminos paralelos, y a veces hasta se cruzan.

Estos vídeos os ayudarán a imbuiros aún más en la biografía de este genial autor, y genial personaje.

 

Pues bien. Hablemos de Dostoievski.

 

 
 

Etiquetas: ,

Arrancamos de nuevo. El jugador.

Finalmente, volvía después de una ausencia de dos semanas. Los nuestros llevaban ya tres días en Ruletenburg. Yo pensaba que sólo ellos y Dios sabía con qué ansia me estaban esperando. Pero me equivocaba. El General se mostró muy displicente conmigo, habló conmigo con altanería y me remitió a mi hermana. Estaba claro que habían conseguido dinero.

Así empieza la novela que vamos a leer. El dinero es el verdadero protagonista (o el auténtico motor) de El Jugador. Por esa razón Alexei Ivánovich no se toma la molestia de presentarse a sí mismo ni a los demás al comienzo de la novela. Y por eso, quizá, el capítulo primero solo nos crea incógnitas. ¿Quiénes son todos estos personajes (con esos nombres tan “raros”)? ¿qué les une? ¿qué hacen ahí? ¿dónde es ahí?…

Pero no temáis, toda esta madeja se irá desliando poco a poco. Leed, obligados pero felices… y si no felices, curiosos, ávidos de nuevas experiencias.

Aquí tenéis una versión en .pdf que ocupa 50 páginas. Creo que es la mejor teniendo en cuenta el volumen final del “libro” resultante… El+jugador+%28uso+escolar%29

También os dejo enlazada otra versión en html, más comoda para ir desde el ordenador a un capítulo concreto o seleccionar algún fragmento.

Por último, aprovechamos una guía de lectura preparada por Jorge Sierra.

 
Deja un comentario

Publicado por en 6 de febrero de 2012 en Uncategorized